Lavrio es un pueblo situado en el sureste del Ática famoso en la Antigüedad por sus minas de plata, una de las principales fuentes de ingresos de la antigua Atenas.